El Artista

El Artista

La estética de Morante

Su estilo es personal. Único.
Morante tiene sello propio y no copia a nadie más.

Es un Bohemio auténtico que disfruta de un buen puro, viste con chistera, foulard o pajarita, abrigos con corte de los 60 y solapa ancha.

Puro en boca, sombrero de copa, grandes patillas y coleta de torero natural…

 

Su forma de ser y de hablar es tranquila, pausada, madura, pensativa y mística. Como su toreo.

 

¿Qué es el toreo para Morante?

El toreo es una especie de droga. Es una pasión y un amor.
Una locura.

Morante es un poeta del toreo. Su manera de interpretar el toreo es pura poesía. Toreo de arte, pinturero, de un barroquismo que embriaga. Torea para la memoria… Jose Antonio tiene mucho y todo de tauromaquias vetustas, las del toreo en sepia y chaquetillas barrocas.

El torero de arte más valiente de la historia.

En alguna ocasión, Morante de la Puebla ha definido así el toreo: «El toreo es una especie de droga. Es una pasión y un amor. Una locura. Es un diálogo muy íntimo donde tu miedo y tu valor está continuamente riñendo».

Hay dos tipos de toreros, Morante y los demás.

Morante, el arte y la cultura

Morante es un coleccionista de antigüedades y un enamorado del arte en todas sus disciplinas.

Si algo es el toreo de Morante, es culto. Y lo es por lo profundo de su mensaje y porque reúne la esencia y la sabiduría de la tauromaquia que nació y creció al margen derecho del río Guadalquivir.

Entre todos los toreros ha sido Belmonte el que más se prodigó entre el mundo intelectual. Ese relevo en la actualidad lo tiene Morante de la Puebla.

Su afán por seguir creciendo y por querer que la tauromaquia esté junto a las demás artes, le hacen tener una relación muy especial con intelectuales de la talla de Mario Vargas Llosa y de artistas internacionales como Antonio Banderas.